John Popper y Blues Traveler. Four


John Popper es un tipo peculiar. Multiinstrumentista desde su infancia, parece que aborreció todos los instrumentos que le obligaron a aprender, guitarra, piano y chelo. No fue hasta la Escuela Secundaria cuando descubrió cuál era el instrumento apropiado para él. A partir de ese momento se pone las pilas con la armónica, mientras continúa estudiando trompeta. Con el tiempo llegará a ser un reputado armonicista, siendo incluso reconocido por el propietario de Hohner, la ilustre marca de armónicas. Ha realizado un montón de colaboraciones con bandas y solistas aportando su particular forma de tocar la armónica. Es particular porque, a diferencia de la mayor parte de los instrumentistas, distorsiona su armónica y utiliza un montón de ellas diferentes en una misma actuación, cada una en una distinta afinación, que se pone a modo de tirantes o cartucheras (ver foto). De ahí que, en ocasiones, el sonido de su armónica se asemeje al de otros instrumentos de viento, tal es la variedad cromática de su sonido.

Polémico por sus opiniones, no siempre dentro de lo políticamente correcto, se ha distinguido por su defensa del libre uso de las armas de fuego. Incluso después del trágido episodio de Columbine, se mantuvo firme en la defensa de la Seguna Enmienda de la Constitución USA, la que permite el uso de armas.

Igual revuelo han causado sus declaraciones a favor de la legalización de las drogas. Aficionado al crack y a la marihuana, en 2007 tuvo problemas legales, tras ser parado por la pasma al conducir con exceso de velocidad. En el registro del coche le encontraron marihuana y un pequeño arsenal de armas blancas y de fuego. Un poco de terapia y el compromiso de no verse implicado en temas de droga en un año bastaron para no ser empapelado.

Sin embargo, fuen tras sufrir un conato de infarto cuando definitivamente abondonó no sólo el consumo de droga sino también de tabaco y alcohol. Y es que que te practiquen una angioplastia y te reduzcan el estómago parece motivo suficiente para que un diabético tome consciencia de su enfermedad. Yo reconozco que también lo haría.

De entre todos los proyectos musicales de Popper destaca Blues Traveler y de entre todos los trabajos de esta banda destaca, así mismo, este álbum que traigo hoy al Rocketón, Four. De él vendieron 6 millones de copias, que se dice pronto.  Dentro de este disco parece que vivan dos almas musicales. Una decidamente blues y otra más inclinada al rock, incluso pop con toques funk. Es la voz y la armónica de Popper lo que da coherencia a este álbum.

De entre todas las canciones de este álbum, la que más éxito logró fue Round around, seguida de Hook, dos temas que se inician con una guitarra marcando acorde de forma muy rítmica y una armónica llevando el peso de la melodía. La voz de Popper trae vapores de música negra. En la misma onda va la otra canción que dejo The mountains win again.

Hook

The mountains win again

Roun around

Una respuesta

  1. Fue adelgazar y perder todo su poderío. El nuevo disco dicen que vuelve por sus fueros. A ver si es verdad. Four es una bestialidad de disco y sólo podemos darte las gracias por recordarlo.

    Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: