Lo que los animales harían y hacen por nosotros

Perro de salvamento                      Perro guía

Leo por ahí, supongo que también medios escritos y televisiones se habrán hecho eco de la noticia, que en los USA, una pastora alemana llamada Buddy, salvó la vida a su dueño, enfermo de epilepsia, llamando al 911. Y no era la primera vez que lo hacía.

Al parecer, el sorprendido policía que atendió la llamada sólo pudo escuchar ladridos y sollozos del animal, pero al tener registrada de anteriores ocasiones la dirección, pudo mandar una patrulla y enviar al enfermo al hospital.

Los que tenemos animales sabemos bien de lo que son capaces de hacer por nostros, pero hechos como éste no dejan de estremecerme.

No me resisto a presentaros a mis perros.

Ésta es la Brujica, la alegría de la casa.

Y éste era el Rocke, el Rocketón, mi Rockercico, que se fue demasiado pronto con poco más de tres años.

Creedence Clearwater Revival Long as I can see the light

LONG AS I CAN SEE THE LIGHT

Intro:
B E6
| | | | | | | |

B E F#
| | | | | | | |

B   F# B E6
Put a candle in the window
B   G#m B
Cause I feel I’ve got to move
B   F# E7
Though I’m goin’, goin’ I’ll be comin’ home soon
B   F# B E F#
Long as I can see the light

B   F# B
Pack my bag and let’s get moving
B   G#m B
Cause I’m bound to drift a while
B   F# E7
When I’m gone, gone you don’t have to worry
B   F# B E F#
Long as I can see the light

B   F# B
Guess I’ve got that old travelin’ bone
B   G#m B
Cause this feeling won’t leave me alone
B    F# E7
But I won’t, won’t be losing my way
B F# B E F#
Long as I can see the light

Anuncios

Alégrame el día, torero

Ver noticia original en Novopress.

Siniestro Total. Alégrame el día torero

El pasado día 16 de Agosto, 54 voluntarios y activistas de Equanimal llegados de todos los puntos del Estado realizaron un espectacular acto ante las puertas del museo Guggenheim de Bilbao. Las 54 personas, representando cada una de ellas a cada toro muerto durante las fiestas de la semana grande de Bilbao, el Aste Nagusia, se tendieron desnudas en el suelo, cubiertas de sangre y con banderillas a la espalda para reivindicar el fin de la tauromaquia.

El acto tuvo una repercusión mediática importante, como se desprende de las noticias aparecidas en los diarios El Mundo, Deia, El Correo e incluso su aparición en las noticias de canal EITB.

Equanimal seguirá protestando contra la matanza de toros, ya sea en fiestas populares o en los ruedos, así como seguirá realizando acciones de todo tipo para evitar la muerte y sufrimiento de cualquier animal.

Ver más fotos del acto.

Hombre de campo

Albert Lee. Country Boy.

O campuzo.

Nunca en mi vida había tenido un fin de semana tan ajetreado. Nunca en condiciones de salud aceptables, claro. Quiero decir que mi madre estaría orgullosa de mi cansancio de hoy, a diferencia del cansancio habitual de otros domingos.

Me duelen las manos, me duele la espalda……….me duele tó. Pero me van a quedar unas vallas para la keli de flipar, o eso espero. He jodido dos lijadoras, la motosierra se me ha apoderado, los clavos los carga el demonio, la madera (la buena) pesa un huevazo……. muy duro esto del campo.

Para rematar la faena se me ha caído el móvil y el tabaco por la autovía de camino a Zaragoza.

Soy un campuzo y me mola.

Rockercico

_6a_1397.jpg

Ésta es la entrada más dura de cuantas he escrito en el Rocketón.

Esta mañana, después de una larga noche luchando como un torico, el Rocke ha muerto.

Yo ya lo supe ayer cuando le vi la cara lánguida y los ojos, pequeños y negros, como Platero, azabache.

Me dio tanto miedo que me tuve que ir para no ver lo que iba a pasar. Ya comiendo, llamé al veterinario y marché escapado a Zaragoza a comprarle lo que me dijo. Cuando llegué con la moto y vi que no venía a buscarme me aterroricé. Estaba, pobrete, en el huerto, tirado como esperando que todo acabara. Se confundió con la oscuridad de la noche.

¿Porqué has tenido que sufrir tanto, pequeño?

Me siento un puto indeseable por no haber estado contigo estos últimos tiempos todo el tiempo que merecías.

Rocke, lo siento, te he fallado y soy incapaz de sentir otra cosa.

Ojalá, aunque no lo crea, vayas a un sitio mejor.

Me siento morir.

Homenaje al perro

Dedicado al Rocketón y a la Brujica.

Cuanto más conozco a la peña, más quiero a mis perricos.

fotos-054.jpg

Creedence Clearwater Revival. As long as i Can see the light

Elvis no ha muerto

Hayward Williams

La avispada crítica estadounidense, la primera en tener noticia de la propuesta de este joven cantautor afincado en Milwaukee, amenaza con agotar los elogios y su capacidad para dar con superlativos rimbobantes con los que definir la propuesta de un Hayward Williams que en Another Sailor’s Dream demuestra estar en un difícilmente repetible estado de gracia. En su propuesta hay poco de inesperado y mucho de delicioso clasicismo bien asimilado, y regurgitado en una fórmula que no requiere del factor sorpresa para encandilar. Guitarras, pianos, dobros, armónica y banjos accionados en la compañía que ofrecen sus lugartenientes Peter Mulvey y Dan McMahon, letras que denotan un ácido sentido del humor, gusto por lo poético e inteligencia a radudales, una voz capaz de evocar ternura y delicadeza pero también de presentarse con unas rugosidades absolutamente impropias de la juventud de un muchacho que a duras penas supera la veintena, una cierta querencia por el soul y un vivísimo respeto (que no esclavitud) por los estándares del folk, el blues y el country. Con esos argumentos se presenta en sociedad un nuevo trobador de praderas infinitas y amores rotos. Uno que ha creado un disco a situar muy cerca de ese selecto rincón de su estantería que todo el mundo debiera tener reservado a las obras de Ray LaMontagne o los primeros Wilco.

Noticia sacada de Buffalo Mail.