Little Feat. Late night truck stop (1973)

El 19 de julio de 1973 Little Feat ofrece un concierto en Ebbetsfield, Denver, Colorado, que es, originalmente, registrado para la radio.

En 2001 y, posteriormente, en 2007, el álbum ve la luz y nos acerca al brutal directo de esta banda capitaneada magistralmente por Lowell George.

1.- A apolitical Blues

2.- Two trains

3.- Got no shadow

4.- The fan

5.- Texas Rose Cafe

6.- Snakes on everything

7.- Cat Fever

8.- Fat man in the bathtub

9.- Walkin’ all night

10.- Sailin’ Shoes

11.- Dixie Chicken/ Tripe face boogie

12.- Hamburger Midnight

13.- Got no shadow

14.- On your way down

15.- Willin’

16.- Cold, Cold, Cold/ Dixie Chicken/ Tripe Face Boogie

Calvin Russell. Acústico

Con Calvin Russell se cumple bien aquella máxima de que nadie es profeta en su tierra.

Nacido en la tierra que ha visto nacer a tantos grandes músicos, Austin (Texas), la vida de Russell durante mucho tiempo pareciera sacada de una road movie.

Adolescente problemático y asiduo de los correccionales, descubrió que al Sur del Río Grande la vida todavía puede resultar más complicada para quien camina por la vida como un outlaw.

Afortunadamente para él y para los amantes de la buena música popular americana, tras su paso por las cárceles mexicanas, su suerte cambió en forma de contrato discográfico.

Una vez más, la música y, concretamente el Rock and Roll, amanecen como redentores de almas perdidas. No obstante, la mala suerte es una compañera celosa y posesiva que ata y marca de cerca a quien elige para ella. Y, a veces, para dejarla atrás, es preciso poner kilómetros de por medio.

Calvin Russell, marchó a Europa donde ha consolidaddo su vida y su carrera.

Tras ese aspecto de forajido de western, se esconde un tipo capaz de hacer unas composiciones tiernas, no exentas de buenos deseos colectivos. Tras una vida ingrata no todo el mundo responde devolviendo buen rollo a sus congéneres.

Su último disco Unrepentant de 2007 nos trae, como es habitual en él, una música absolutamente enraizada en la mejor tradición americana, Rock and Roll, Country, Blues.

Un tipo curioso, sin duda, que merece que le prestéis unos cuantos minutos.

Las grabaciones que traigo hoy forman parte de un concierto, íntegramente acústico, de 2005 donde repasa tanto su obra, especalmente la de los 90’s y la de otros.

Que lo disfrutéis.

Wild, wild West

Oval Room

Crossroads

Rockin’ the Republicains

White rails

Common one

I want to change the world

One meatball

Freight train

Honky tonk woman

Los Deltonos. Bien, mejor

Con este disco del año 92 Los Deltonos comenzaron su particular travesía por el desierto y las visitas a los juzgados.

Problemas que nunca he llegado a conocer con La Fábrica Magnética, sello con quien grabaron su disco de debut, Tres hombres enfermos, les lleva a fichar por DRO.

A partir de aquí viene la prohibición de tocar en directo y la etiqueta de grupo intelectualmente violento.

Afortunadamente ignoraron la sentecia y siguieron labrándose la fama de grupo de culto con giras tanto de promoción de sus propios temas como de versiones.

Probablemente, con seguridad diría yo, estamos frente al mejor grupo de Blues y Rithm and Blues de la escena española y por la evolución que han llevado en discos posteriores también ante uno de los mejores grupos de Rock and Roll españoles. Y es que hay pocos músicos que como Hendrik Roever hayan sabido llevar a su propio discurso musical las referencias de los grandes.

En el año 2002, este disco imprescindible, fue reeditado por DRO, con una buena cantidad de extras.

Bien, mejor

Calamar

Listo

420 libras

Amable

No puedo esperar

The Wiskey River Band. The Finest Southern Boogie North of Dixie

Para no ser una banda del Sur han captado muy bien los sonidos de Dixie.

Banda de carretera donde las haya, The Wiskey River Band lleva desde el 87 haciendo buen Rock and Roll. En sus canciones se nota el peso del Hard Rock propio de los 80.

Han tocado al lado de grandísimas figuras del Southern Rock como Lynyrd Skynyrd, Outlaws, la Marshall Tucker Band, 38 Special o nuestros queridos Black Crowes.

The Wiskey River Band son:

Jeremy Barrett (guitarra), Chris Verenau (bajo), Greg Johson (teclados), Tom Mclear (voz y armónica), Matt Semeraro (guitarra), T. J. Mclear (batería)

El año pasado sacaron a la venta dos álbumes, uno de nueva creación y otro reedición de uno de los 90’s.

It’s about time

Northern lights in the Southern skies

Aquí dejo íntegro un concierto de agosto de 2007

Fly gypsy fly

It’s all good

American by birth

Hard to handle (Sobre la versión de los Crowes de Ottis Redding)

Blue collar man

Ride Captain ride (Blues image)

Hold on tight

Dancing around the fire

What would you say (Dave Matthews)

Fool for your stockings (ZZ Top)

Whiskey time

Give it to me (J geils)

Sweet home Alabama (Lynyrd Skynyrd)

That smell (Lynyrd Skynyrd)

Heard it in love song (The Marshall Tucker Band)

Blind Willie Johnson. El blues tras la luz

Nacer negro en los USA de últimos del siglo XIX no era sinónimo de tener buena estrella. Desde luego si hay un Dios y reparte al nacer la suerte a sus creaciones los humanos, cabría suponer que, o bien no profesaba especial simpatía hacia los afroamericanos, o bien que, de tanto amor que les tenía, les quería poner a prueba a cambio de concederles el don de la música.

En fin, sea como sea, Blind Willie Johnson nació en Brenham (Texas), en 1897 (aunque hay quien dice que fue en 1902), un año que tampoco ha dado demasiadas efemérides gloriosas. En España, como curiosidad, se crea Cáritas, se concede la autonomía a Puerto Rico y los americanos intervienen en Cuba como preámbulo a lo que vendrá meses después con el hundimiento del Maine y que se recordará como el desastre del 98 . En ciencia se descubre el electrón y  se llega a la conclusión de que los virus se reproducen. También se publica La guerra de los mundos, novela de ciencia ficción de H. G. Wells, que 30 años después alguien con similar apellido, Orson Welles, adaptó para un serial radiofónico que creó una enorme alarma social.

Todo esto, en caso de conocerlo, supongo que le importaría bien poco a Blind Willie Johnson, que nació en una familia pobre, con 8 hermanos más, y en medio de un ambiente religioso que le marcó profundamente, hasta el punto de que su verdadera vocación siempre fue la de predicador.

Como las desgracias nunca vienen solas, quedó huérfano de madre siendo muy pequeño. La posterior boda de su padre con otra mujer, no haría sino añadir más miseria a la familia. De hecho fue su madrastra quien le dejó ciego al arrojarle accidentalmente lejía a la cara (el líquido parece que iba destinado al padre), tras ser descubierta en un affaire amoroso con otro hombre.

Ciego, negro y pobre, se refugió en la música y en la religión y, desde bien chico, vagabundeó por las calles, cantando y tocando su guitarra para ganarse alguna moneda. Y así fue toda su vida, hasta que en 1945 falleció a causa de una neumonía tras pasar varias semanas durmiendo sobre un colchón mojado en las ruinas de su incendiada casa.

Entró en tres ocasiones a un estudio de grabación, dejando registradas 30 canciones, en el período entre 1927 y 1930. En las dos últimas grabaciones participa su esposa Evangeline, a quien escuchamos en el apartado de audio en  Praise God i’m satisfied.

Como guitarrista destacó por su técnica del slide que practicaba con una pequeña navaja. Pese a que utilzaba diferentes afinaciones solía emplear la de RE (RE-LA-RE-FA#-LA-RE, en lugar de la clásica en LA, MI-LA-RE-SOL-SI-MI), llevando una sencilla melodía con el slide y haciendo los bajos con el pulgar, algo característico de los viejos bluesman. En el apartado vocal, combinaba una voz ronca y grave con pasajes propios de voz tenor. La influencia del Gospel se aprecia en los coros que acompañan a gran parte de sus composiciones.

La temática religiosa está muy presente en sus canciones, como por ejemplo en If i had my way que trata de la historia de Sansón y Dalila y que a principios de los setenta fue popularizada por Gary Davis y por Peter, Paul and Mary. Grateful Dead también la incluían en su set list. La desgarradora Mother’s children have a hard time tiene tintes autobiográficos, aludiendo a la dura experiencia vivida con su madrastra.

Con mucho, la canción suya más conocida es Dark was the night, cold was the ground, que dejo en el apartado de vídeo, aunque con imagen fija. Como curiosidad cabe decir que esta canción fue lanzada al espacio junto a Melancholy Blues de Louis Armstrong y Johnny B. Good de Chuck Berry (entre otras creaciones humanas) en el año 1977 en las sondas espaciales Voyager, por si algún extraterrestre se aburriera y la encontrase que supiera que eso se había hecho en el Planeta Tierra. Su influencia es grande, habiendo sido versioneado por grandísimos del Rock. Aparte de los ya citados, Bob Dylan, Eric Clapton y Led Zeppelin han tocado temas suyos, éstos en su segundo disco, incluso incluyeron una fotografía del viejo bluesman.

Mother’s Children Have A Hard Time

If i had my way

Praise God i’m satisfied

Trouble soon be over

Dark was the night, cold was the ground

Jesus is coming soon

John Popper y Blues Traveler. Four

John Popper es un tipo peculiar. Multiinstrumentista desde su infancia, parece que aborreció todos los instrumentos que le obligaron a aprender, guitarra, piano y chelo. No fue hasta la Escuela Secundaria cuando descubrió cuál era el instrumento apropiado para él. A partir de ese momento se pone las pilas con la armónica, mientras continúa estudiando trompeta. Con el tiempo llegará a ser un reputado armonicista, siendo incluso reconocido por el propietario de Hohner, la ilustre marca de armónicas. Ha realizado un montón de colaboraciones con bandas y solistas aportando su particular forma de tocar la armónica. Es particular porque, a diferencia de la mayor parte de los instrumentistas, distorsiona su armónica y utiliza un montón de ellas diferentes en una misma actuación, cada una en una distinta afinación, que se pone a modo de tirantes o cartucheras (ver foto). De ahí que, en ocasiones, el sonido de su armónica se asemeje al de otros instrumentos de viento, tal es la variedad cromática de su sonido.

Polémico por sus opiniones, no siempre dentro de lo políticamente correcto, se ha distinguido por su defensa del libre uso de las armas de fuego. Incluso después del trágido episodio de Columbine, se mantuvo firme en la defensa de la Seguna Enmienda de la Constitución USA, la que permite el uso de armas.

Igual revuelo han causado sus declaraciones a favor de la legalización de las drogas. Aficionado al crack y a la marihuana, en 2007 tuvo problemas legales, tras ser parado por la pasma al conducir con exceso de velocidad. En el registro del coche le encontraron marihuana y un pequeño arsenal de armas blancas y de fuego. Un poco de terapia y el compromiso de no verse implicado en temas de droga en un año bastaron para no ser empapelado.

Sin embargo, fuen tras sufrir un conato de infarto cuando definitivamente abondonó no sólo el consumo de droga sino también de tabaco y alcohol. Y es que que te practiquen una angioplastia y te reduzcan el estómago parece motivo suficiente para que un diabético tome consciencia de su enfermedad. Yo reconozco que también lo haría.

De entre todos los proyectos musicales de Popper destaca Blues Traveler y de entre todos los trabajos de esta banda destaca, así mismo, este álbum que traigo hoy al Rocketón, Four. De él vendieron 6 millones de copias, que se dice pronto.  Dentro de este disco parece que vivan dos almas musicales. Una decidamente blues y otra más inclinada al rock, incluso pop con toques funk. Es la voz y la armónica de Popper lo que da coherencia a este álbum.

De entre todas las canciones de este álbum, la que más éxito logró fue Round around, seguida de Hook, dos temas que se inician con una guitarra marcando acorde de forma muy rítmica y una armónica llevando el peso de la melodía. La voz de Popper trae vapores de música negra. En la misma onda va la otra canción que dejo The mountains win again.

Hook

The mountains win again

Roun around

North Mississippi Allstars

Comencé a escribir esta entrada ayer pero, al no poder subir los temas que quería desde el goear, la dejé pendiente. Sin embargo, estas manazas algo equivocado debieron hacer y quedó publicada contra mi voluntad.

Me di cuenta porque repasando el blog al rato vi que Il Cavaliere me había dejado un comentario, algo de lo que, por supuesto, le estoy agradecido.

La intención primera era dejar unas cuantas canciones del concierto que se ve en el vídeo pero, cosas del internete, no va a poder ser. Es lo que tiene vivir alejado del mundanal ruido, en mitad del campo. La conexión 3G además de muy lenta tiene comportamientos, cuanto menos, extraños.

O sea, que entre una cosa y otra, la entrada dedicada a estos monstruos, va a quedar un poco coja.

North Mississippi Allstars comenzaron como trío en Hernando (Mississippi) en 1996. Dos hermanos, Luther y Cody Dickinson, a la guitarra y batería respectivamente, hijos de Jim Dickinson y Chris Chew, un enorme bajista negro, son los componentes de esta banda.

En 2004 Duwayne Burnside, hijo de otro ilustre de la música sureña, se les une. La presencia de este nuevo guitarrista, también negro como el bajista, da un toque en ocasiones cercano al funk blues, al sonido blues rock propio de la banda. El bajo habitualmente usa el slap, algo muy alejado del sonido sureño.

La verdad es que como músicos son unos fieras; las guitarras, por cómo emplean los ritmos, tiempo y determinadaos efectos, en especial el wah wah, no dejan de recordar a Jimi Hendrix.

Hasta la fecha han publicado los siguientes trabajos:

Shake Hands With Shorty. Septimebre del 2000

51 Phantom. Diciembre del 2001

Polaris. Septiembre del 2003

Instores & Outtakes. Mayo del 2004

Hill Country Rewiev. Octubre del 2004

Electric Blue Watermelom. Septiembre del 2005

Hernando. Enero del 2008

Dejo un vídeo de la actuación que hicieron el 19 de enero de este año en el WorkPlay Sound Stage de Birmingham (Alabama).

Po Black Maddie