Woodstock 69. La madre de todos los festivales (II) Los vídeos

El Rocketón sigue en su empeño de acercaros los testimonios visuales y sonoros de los grandes acontecimientos musicales de nuestro tiempo.

Preparad tiempo porque tenéis alrededor de tres horas de visionado. Por supuesto el documental recoge mucho más que las actuaciones musicales; la única finalidad de poner los nombres de los conjuntos que salen en cada vídeo es el servir de referencia.

Desgraciadamente, el vídeo que recoge la actuación de Jefferson Airplane no se ha podido incluir porque vulnera derechos de propiedad y directamente se bloquea su visionado.

A disfrutar.

Festival de Woodstock Intro

Festival de Woodstock Ritchie Havens

Festival de Woodstock Canned Heat

Festival de Woodstock The Who

Festival de Woodstock Country Joe & The Fish

Festival de Woodstock Joe Cocker & The Greased Band

Festival de Woodstock Crosby, Stills & Nash Ten Years After

Festival de Woodstock  Country Joe MacDonald, Santana

Festival de Woodstock  Sly & The Family Stone, Janis Joplin

Festival de Woodstock  Jimi Hendrix

Festival de Woodstock  Jimi hendrix

Anuncios

Woodstock 69. La madre de todos los festivales (I)

El Festival que se celebró en Woodstock entre los días 15, 16 y 17 de agosto de 1969, no fue el primer gran Festival de música que se realizaba pero, sin duda, es el que quedará en los anales de la historia como el más grande e influyente.

De hecho cuando se rememora Woodstock, la conciencia va más allá de las guitarras que sonaron, de los grupos que pasaron o de los cientos de miles de personas que se congregaron. Woodstock trae a la mente, probablemente, la última gran escena colectiva de esperanza y sueño en un mundo diferente.

Quizá convenga repasar algunos hechos de la época.

El año anterior, 1968, conoce una serie de movilizaciones sociales sin parangón. Desde Ciudad de México, donde poco antes de los Juegos Olímpicos, una masacre de obreros y estudiantes recordaba que los amos del mundo no se detienen ante nada, hasta París y su efímera utopía de autogestión y democracia radical, pasando por Praga y su primavera desflorada o por una Italia en la que latían de forma visceral los dos extremos del arco político.

En los USA la cosa no estaba menos movida. Ese 1969 la CIA entra a saco contra los Panteras Negras llevándose por delante a sus principales dirigentes. A sangre y fuego. Sin cortarse ni una.

La Guerra de Vietnam, que se prolongaba desde finales de la década anterior, es fuertemente contestada entre la juventud estadounidense. Además, los veteranos que regresan y cuentan lo que allí sucede, a menudo reciben la incomprensión de una sociedad que no quería creer lo que sus militares estaban haciendo en el otro extremo del mundo.

Por último y no menos importante e íntimamente relacionado con todo lo anterior, hay que recordar a los hippies. Durante los últimos años 60’s surge este movimiento contracultural que habla de amor libre, paz, respeto a la naturaleza, derechos humanos, etc. La música fue el aglutinante perfecto para la extensión de los hippies. Y viceversa, sin este movimiento no se explicaría todo lo que musicalmente se hizo en aquella época.

El Festival de Woodstock parte, cómo no, de la idea de dos jóvenes hippies, Michael Lang y Artie Kornfield.

Lang había sido productor del Miami Pop Festival y manáger de un grupo llamdo Train. Por su parte Kornfield era Vicepresidente de Capitol Records. Se conocen por el interés del primero para que la discográfica fichase a su grupo y rápidamente surge la afinidad. En sus elucubracioens entre canutos, imaginan un Festival inmenso en la zona de Woodstock, lugar relativamente próximo a New York adonde se habían trasladado buena parte de los músicos del momento buscando la vuelta a los orígenes y la naturaleza. Jimi Hendrix, Janis Joplin, Bob Dylan, The Band, todos se habían instalado por la zona.

Tras contactar con dos jóvenes que parecían tener el dinero por castigo, John Roberts y Joel Rosenman, la cosa va cogiendo forma.

Como no podía ser menos, las dificultades surgieron desde el primer momento.

La ubicación original, Walkill, tuvo que ser descartada ante la animadversión de los lugareños que llegaron a amenazar de muerte al propietario de las tierras que se habían alquilado para el Festival. La idea de tener a medio millón de hippies en sus lindes durante tres días, no cuajó entre la población.

Finalmente se hizo en las tierras de un productor de leche y queso, Max Yasgur, quien vio como sus productos fueron boicoteados por ceder sus terrenos.

¿Y los grupos? Para captar  a los músicos pusieron anuncios en las revistas de vanguardia del momento y, contando como contaban con dinero de sobra, no fue complicado traer a la plana mayor de la música.

Éste es el impresionante cartel del Festival que aparece en la filmación:

Richie Havens Canned Heat

Joan Báez The Who

Sha- Na- Na Joe Cocker & The Greased Band

Country Joe & The Fish Arlo Guthrie

Crosby, Stills & Nash Ten years after

Jefferson Airplne Santana

Sly & The Family Stone Janis Joplin

Jimi Hendrix

Como anticipo a las grabaciones del documental, Woodstock, 3 días de Paz y Música, dejo dos vídeos de la actuación de la Creedence que no quedan reflejadas en la película y otros tantos de The Band.

Creedence Clearwater Revival in Woodstock

Creedence Clearwater Revival in Woodstock

The Band in Woodstock. Tears of rage

The Band in Woodstock. The Wheight

Altamont Free Concert. Hell’s Angels, Stones, tres muertos y un asesinado

El anti-Woodstock, la muerte de los años 60, el lado escuro de la cultura hippiela muerte de la nación Woodstock. Muchos nombres se han utilizado para referirse a lo sucedido ese 6 de diciembre de 1969. Lo que pretendía ser el colofón de oro al The Rolling Stones American Tour 1969, quedará para la memoria como uno de los días más negros de la historia del Rock and Roll.

Los Stones llevaban desde abril del 67 sin subirse a un escenario y aún más, desde julio del 66, sin presentarse en vivo al público americano. En esta gira rodaron durante el mes de noviembre del 69 de oeste a este de los USA y contaba con el aliciente añadido de presentar nuevo guitarrista, Mick Taylor, que había sustituido a Brian Jones poco antes de su muerte.

Ofrecieron un repertorio que se componía básicamente del Beggars banquet de 1968 y del recién estrenado Let it bleed y se hicieron acompañar por Terry Reid, B.B. King, que fue sustituido en algunas actuaciones por Chuck Berry, y Ike and Tina Turner.

El 7 de noviembre iniciaron el Tour en la Universidad Estatal de Colorado y lo concluyeron 23 días después en el Miami Pop Festival, en West Palm Beach (Florida). Entre medio actuaciones a lo largo de los USA, destacando los dos pases diarios que dieron en Los Ángeles, Oakland, Champaign (Illinois), Chicago, New York y Boston. Casi todos los escenarios elegidos eran de pequeño o mediano aforo.

Fue un éxito rotundo, lo que motivó que quisieran despedirse a lo grande.

Aquí empezarían los males y los problemas.

Apenas finalizada la gira, Mick Jagger anuncia un gran evento de despedida para el fin de semana del 6 y 7 de diciembre. El lugar escogido, el Golden Date Park de San Francisco. Sin embargo las autoridades municipales deniegan el permiso pues no querían en su ciudad un evento que, como se venía anunciando, iba a ser de la envergadura del Festival de Woodstock.

Pese a todo, Jagger no se amilina y comunica que se van a presentar por sorpresa en otro lugar que no revela. Este sitio era el Sears Point Raceway, pero tampoco se acaba de concretar pues hay problemas con los derechos de la grabación del film que desde el inicio de la gira se venía haciendo.

Al final, se decide llevar el concierto a otro circuito de coches en Altamont, al norte de California. La ubicación definitica se dio a conocer el jueves 4 d diciembre, sólo dos días antes de su celebración, algo que no parece muy lógico, pues, como acabó demostrándose, era demasiada premura para preparar un evento de esta magnitud. El Altamont Speedway Free Festival, no obstante, parecía imparable.

Para acabar de liar el asunto, los Rolling Stones deciden encargar la seguridad de acto a los Hell’s Angels (Ángeles del Infierno) con quienes ya habían trabajado poco antes en Hyde Park en Londres sin producirse incidentes.

Parece ser que fueron los miembros de otro grupo invitado al Festival, Grateful Dead, quienes aconsejaron su contratación, algo que ellos hacían de forma habitual.

Sin embargo se iba a quebrar ese día la racha de actuaciones vigiladas por los Ángeles del Infierno que transcurriesen de forma pacífica.

El cartel del Festival incluía, por este orden, a Santana, Jefferson Airplane, Flying Burrito Brothers y Crosby, Stills, Nash and Young.

Tal y como se observa en Gimme Shelter, documental que recoge esta gira y, en consecuencia, este Festival, los problemas con los moteros seguratas no tardaron en comenzar.

La cosa se fue de madre ya durante la actuación de Jefefrson Airplane. Lo que empieza siendo una excesiva presencia de Hell’s Angels sobre el escenario, que medía menos de metro y medio de alto, acaba siendo una invasión en toda regla. Los Ángeles del Infierno arrojando objetos al público desde arriba, repartiendo palos abajo, paseando con las motos entre el público y la banda tratando de mantener el tipo y tocando hasta que resulta del todo imposible. En ese momento, cuando la música para, el guitarrista primero y la cantante después, se dirigen a los Hell’s Angels. Uno de ellos coge el micrófono y les rebate. Suenan palabras gordas por ambas partes. Como vuelve a ser replicado por el grupo, agrede a otro miembro de Jefferson Airplaine, Marty Blain.

Así las cosas, quienes habían recomendado la contratación de los Ángeles del Infierno, por 500 dólares y bebida , Grateful Dead, deciden pirarse.

Con The Rolling Stones en escena la cosa, lejos de suavizarse, va a más. Mientras suena Simpaty for the devil, una vez más con el escenario invadido de moteros seguratas, abajo entre la gente los tortazos y puñetazos van que vuelan de parte de la seguridad del acto. La banda debe dejar de tocar y hacer un llamamiento a la paz y al orden.

Al compás de Under my thumb, se desata la tragedia. Un muchacho de color de 18 años, Meredith Hunter, es apuñalado y apalizado hasta su muerte por los Ánfeles del Infierno. Esto ocurre delante de las narices de la banda, a escasos metros del escenario. Su asesino, Alan Passaro, fue absuelto tiempo después al haber esgrimido el fallecido una pistola y considerar el juez que se trataba, por ello, de un acto de legítima defensa.

Ni qué decir tiene que con la muerte de Meredith se dio por concluido el Festival.

Además de él, fallecieron tres personas. Dos en accidente de coche y otro al caer a una zanja de drenaje.

Gimme Shelter.

Festival Express

Recojo el testigo de Rockland que en su post de hoy nos deja la versión de “Voodoo chile” de Hendrix en el mítico Festival de Woodstock en el verano del 69.

Festival Express es el documental que se hizo en el año 2003 sobre el Transcontinental Pop Festival.  A diferencia de otros grandes festivales de la época, la particularidad del Transcontinental era su carácter itinerante.

Este documental se nutre, además de actuaciones en directo, de las imágenes filmadas en el tren que transportaba a buena parte de los participantes de este tour por tierras canadienses.

Son míticas las jam sesion entre The Band, Grateful Dead y Janis Joplin. Y mítico también es el pedo que llevaban todos ellos.

De todas las bandas que estuvieron presentes ese 1970 en el Transcontinental dejan de aparecer en la filmación, por diversos motivos Mountain, Tom Rush, Traffic, Ten years after, Seatrain y Sha Na Na.

Quienes sí aparecen, para mayor gozo nuestro son:

The Band.

Grateful Dead.

Janis Joplin.

Flying Burrito Brothers.

Buddy Guy.

Ian and Sylvia con Great Speckled Bird.

Mashmakhan.