Stray Cats en Zaragoza. Más vídeos

Mas videos

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Stray Cats en Zaragoza (II). Los vídeos

Stray

Cats

Impresionante. No se puede decir otra cosa. Creía haber vivido lo más en conciertos hace años en la Razmatazz de Barcelona con la Creedence, pero lo del domingo fue la pasada. Todos coincidimos, fue lo mejor que habíamos visto hasta la fecha.

Están muy vivos estos rockers.

VIDEOS

Fishnet Stockings

Sexy and 17

Stray Cats en Zaragoza

Stray

Cats




17 de agosto
Expo Zaragoza

 

VIDEOS

Rock this town

Strut

Summertime Blues

Gina



Las 100 mejores canciones del Rock. Del 45 al 41.

Del 45 al 41.

Puesto número 45.

Buddy Holly and The Crickets. That’ll be the day.

Puesto número 44.

Lynird Skynird. Free bird.

Puesto número 43.

Ray Charles. What’d i say.

Puesto número 42.

The Police. Every day your take.

Puesto número 41.

Nirvana. Smells Like Teen Spirit.

Las 100 mejores canciones del Rock. Del 55 al 51.

Del 55 al 51.

Puesto 55.

Buffalo springfield. For what is worth.

Puesto 54.

Bee Gees. Stayin’ alive.

Puesto 53.

Jerry Lee Lewis. Great ball of fire.

Puesto 52.

Michael Jackson. Beat it.

Puesto 51.

Crosby, Still and Nash. Suite: Judy blue eyes.

Las 100 mejores canciones del Rock. Del 90 al 86.

Del 90 al 86.

Puesto número 90.

Jerry Lee Lewis. Whole lotta shakin’ going on.

Puesto número 89.

Ben E King. Stand by me.

Puesto número 88.

Jefferson Airplaine. Somebody to love.

Puesto número 87.

Bob Dylan. Tangled up in blue.

Puesto número 86.

Queen. We are the champions.

Robert Gordon

Lástima que me perdí el pedazo de concierto que dio en La Casa del Loco.

Las fotos son cortesía de Cristina.

Como muchos artistas de su edad, Robert Gordon pertenece a esa generación que quedó marcado por el rock´n´roll. El hecho de que figuren gente como Elvis Presley, Gene Vincent y Jack Scott entre sus artistas favoritos no puede extrañar a nadie. Ya en los sesenta su pasión musical se decantó por los grandes cantantes de soul como Otis Redding o James Brown frente a la invasión del british pop.

En sus inicios formó parte de alguna banda local como The Confidentials. Tras escapar de la guerra de Vietnam gracias a un temprano matrimonio, regentar una tienda durante algún tiempo, y divorciarse, se decide a ir a Nueva York a mediados de los setenta, en pleno auge de la llamada “New Wave” donde destacan grupos como Ramones y Blondie. Durante un tiempo estuvo ejerciendo como frotman de los Tuff Darts grupo que grabó para algunos recopilatorios de la mítica sala CBGB. La visita del productor Richard Gottehrer a uno de los ensayos de la banda hizo que el destino de Robert Gordon cambiara definitivamente. Fue precisamente cuando la banda acometía una versión de Elvis Presley “One nigth” cuando Gottehrer se percató de la singularidad de la voz de Robert Gordon. Una vez comenzaron a trabajar en el disco Robert Gordon solicitó contactar con el legendario guitarrista Link Wray que vivía en San Francisco. Aunque reticente en un primer momento por temor a participar en un revival, Wray decidió colaborar en cuanto escuchó a Gordon.

robert-gordon-3.jpg

Su primer álbum salió bajo el nombre de ambos, “Robert Gordon with Link Wray”, en 1977. El disco contiene un buen puñado de versiones de canciones oscuras del rock´n´roll, canciones de gente como Gene Vincent, Stanford Clark o Billy Lee Riley´s, destacando por encima de todas la versión de “Red Hot”, que rápidamente se convierte en uno de sus temas emblemáticos. Además las prestaciones vocales de Robert Gordon son extraordinarias lo que contribuyó todavía más a potenciar su carismática figura. Ello sumado a su estilo de vida salvaje le supuso un reconocimiento inmediato, pero la inevitable nostalgia suscitada por la pérdida de Elvis Presley no le benefició en absoluto.

robert-gordon-4.jpg

Si su primer disco funcionó bien, su segundo disco “Fresh Fish Special” publicado en 1978 supuso un nuevo paso adelante en su carrera. Junto a nuevas versiones oscuras de Jack Scott o The Rock´n´roll Trío, introduce un tema de Bruce Springsteen, el comercial “Fire” que llegó a número dos en el Billboard. Pese a todo el tandem Gordon-Wray se separa. Tras dicha ruptura Robert Gordon encuentra en Chris Spedding, un imaginativo y creativo guitarrista al que Gordon admiraba, su nueva mano derecha. De hecho Gordon ya había versioneado un tema de Spedding “wild wild women” estando con Wray. Ambos compartían edad y el hecho de provenir de la New Wave. En 1978 ficha por RCA, el sello de Elvis Presley, con el que graban “Rockbilly Boogie” (1979), un disco que contiene unos ribetes más contemporáneos musicalmente hablando aunque se sigue rindiendo tributo a los clásicos. A continuación graban “Bad Boy”. La posterior grabación del tercer disco con RCA queda incompleta y de alguna manera marca el fin de la relación entre Gordon y Spedding a nivel discográfico que no en directo donde ambos han venido realizando giras habitualmente a lo largo del tiempo.

getattachment.jpg

Gordon a lo largo de los ochenta utiliza a otros guitarristas como Duke Robillard, Jack de Keyser o Danny Gatton, necesarios complementos musicales para Robert Gordon. El cambio de productor, Lance Quinn, también se hace notar en la búsqueda de un sonido más contemporáneo, el resultado es “Are you gonna be the one” (1981), su disco más ambicioso y comercial. Sus tres canciones más significativas estaban escritas por Marsall Crenshaw y los resultados tanto en ventas como de crítica se hicieron notar. Posteriormente, en 1982, edita “To fast to live, too young to die”, tras lo cual rompe relaciones con RCA. Tras su salida de la compañía la carrera de Robert Gordon entra en cierto declive a lo largo de los ochenta en lo que a actividad discográfica se refiere. Sólo las sucesivas reediciones de sus discos y la aparición de algunos discos en directo editados no siempre con su consentimiento le mantienen con cierta vigencia. Ello unido a sus continuas giras por Europa junto a Chris Spedding le permitieron mantener su carrera a lo largo de los noventa.

Hasta 1997 no volvería a sacar un disco nuevo de estudio “Robert Gordon”, dieciseis años después. Pese a no contar con una excelente producción Robert Gordon demuestra que mantiene sus facultades intactas. Por esos años varios acontecimientos trágicos, las muertes de Danny Gatton y del batería Bobby Chouinard, un asalto que sufrió en su ciudad fruto de la cual guarda una cicatriz en su rostro, y la muerte de un hijo hicieron que Robert Gordon pasase una mala época de la que comenzó a remontar en 1999 con su participación en el Festival “Viva las Vegas” de Finlandia. Pese a todo como decía uno de sus héroes, Gene Vincent, Robert Gordon no es un hombre que guste de mirar atrás y de hecho ha seguido luchando para grabar nuevamente y mantener su carrera pese a todas las adversidades.

Visita: www.robertgordon.dk